Un mes de María lleno de esperanza

Vivir el Mes de María con jaculatorias y meditando la palabra del Papa nos podrá abrir un horizonte de alegría y paz interior.

Recientes
Opus Dei - Un mes de María lleno de esperanza El mes de María se celebra con devoción en casas, colegios, plazas y lugares de trabajo.

A lo largo de casi un año, el Papa Francisco ha dedicado sus catequesis semanales a meditar sobre la esperanza. “La necesitamos mucho”, decía el Santo Padre al iniciar este recorrido: “¡Necesitamos esperanza! (...) La vida es a menudo un desierto, es difícil caminar dentro de la vida, pero si nos encomendamos a Dios puede llegar a ser hermosa y ancha como una autopista”.

¿Cómo pedirle a nuestra madre en este mes suyo , un corazón lleno de esperanza cristiana? ¡Con jaculatorias! San Josemaría, en su amor a Santa María, fue especialmente fecundo en jaculatorias; oraciones breves y vibrantes que tiene siglos en la tradición de la Iglesia.

La devoción a la Virgen de Lourdes está muy extendida en el país y para este mes suele recibir peticiones flores y alabanzas.

En su amor a Santa María, San Josemaría fue especialmente fecundo en jaculatorias, oraciones breves y vibrantes que tienen siglos en la tradición de la Iglesia. Por ejemplo, acudía a la Virgen como la Reina de cada país en el que el Opus Dei iniciaba su trabajo apostólico. Así, al llegar o al sobrevolarlo, si cruzaba su espacio aéreo, le decía: Reina de Alemania, Reina de Kenia, Reina de Venezuela… o ¡Madre del Amor Hermoso, ayuda a tus hijos!, ¡Santa María, Esperanza nuestra, Esclava del Señor!, ¡Madre, manifiesta que eres Madre!... (Cfr. Biblioteca Virtual Josemaría Escrivá de Balaguer y Opus Dei, 674)

Al igual que en muchos establecimientos, alumnas del Colegio Huelén rezan cada mañana el mes de María con sus profesoras.

Este Mes de María, que tendrá días de coincidencia con el tiempo de Adviento, podremos también mirar a María en Belén bajo este prisma: “Miramos a María, Madre de la esperanza. Con su “sí” abrió a Dios la puerta de nuestro mundo: su corazón de joven estaba lleno de esperanza, completamente animada por la fe; y así Dios la ha elegido y ella ha creído en su palabra. Aquella que durante nueve meses ha sido el arca de la nueva y eterna Alianza, en la gruta contempla al Niño y ve en Él el amor de Dios, que viene a salvar a su pueblo y a toda la humanidad. (Papa Francisco, El nacimiento de Jesús, fuente de la esperanza. Audiencia general · 21 de diciembre de 2016).

Descargar Catequesis sobre la Esperanza Papa Francisco aquí.

Descarga libro con oraciones para todos los días del mes