Fontanar, una escuela que se abre a la salud

Treinta y dos alumnas de la nueva carrera de Fontanar se preparan con los materiales más modernos para su trabajo en hospitales y centros de salud.

Del Opus Dei

Visitamos a tres alumnas en su campo clínico de práctica, el Hospital Militar, tercer piso, zona norte. María Olga Godoy, María Teresa Matamala y Loreto Berríos han experimentado durante un mes su profesión en "el campo de batalla". Marta Olga estudia o hace las prácticas durante toda la mañana. En la tarde trabaja en una distribuidora de alimentos en Renca, cerca de su casa, donde también trabaja su mamá. Su padre es guardia de un centro comercial. Supo de Fontanar por una charla que dieron en su liceo.

Para Maria Teresa, ésta no es su primera experiencia laboral, porque ella es profesora de Biología. Casada, con dos hijos, siempre quiso estudiar algo relacionado con la salud y supo de esta carrera por el diario. Loreto vive en San Francisco de Mostazal y todos los días viaja en el Metrotren hasta Santiago para cursar estos estudios. Visitó muchos institutos antes de decidirse por Fontanar, que es el que le queda más lejos.

Las tres coinciden en que las profesoras son excelentes, "muy preocupadas de la persona" y que la práctica con enfermos las ha reafirmado en su elección. Atendieron a varios "abuelitos", entre ellos a una paciente de 104 años, trabajaron en una central de esterilización de materiales en otro hospital y, antes de volver a clases, conocerán también el rodaje de un centro de salud familiar.

El Centro de Formación Técnica Fontanar, con experiencia en las carreras de Gastronomía y Hotelería, se ha abierto en 2004 a un campo nuevo: la salud. La nueva carrera de "Técnico de Nivel Superior en Enfermería" está programada con 2.400 horas de clase, distribuidas en cuatro semestres, además de una práctica laboral de tres meses.

La idea está inspirada en el cariño que tenía San Josemaría, Fundador del Opus Dei, por todas las personas que trabajaban con los enfermos, una admiración que manifestó de modo especial por las enfermeras y por el servicio que prestan. "Quiero de modo muy particular a las enfermeras -decía en cierta ocasión a una profesora de una Escuela de Enfermeras-. Me parecéis, en medio del mundo, algo extraordinario. Sabéis sonreír cuando tendrías que estar ya cansadas y molestas. Sabéis tener delicadeza de madre, con gente que realmente os es extraña".

Josefina Morales, enfermera obstetra y directora de la carrera, nos explica sus aspectos principales:

"Educación personalizada, formación integral y espíritu de servicio son las líneas fundamentales del proyecto educativo de Fontanar. Ha sido fácil entusiasmar con ellas a este primer grupo de alumnas, porque son personas de gran calidad humana. La mayoría trabaja para costearse sus estudios, por eso las prácticas están fijadas con el mismo horario de las clases -actualmente de 8:30 de la mañana a 2:00 de la tarde- para que nadie tenga que faltar a su trabajo".

Resulta muy interesante visitar las instalaciones de la Escuela. Además del aula tradicional existen diversos talleres. Por ejemplo, el taller de administración de medicamentos es una sala con barra en ángulo recto y pisos altos, como un pequeño bar. El espejo de casi una pared domina el panorama. Las alumnas efectúan aquí sus mediciones y la profesora puede revisar atentamente como trabajan a través del espejo.

El laboratorio cuenta con material para estudiar todos los sistemas del cuerpo humano. Existe material didáctico en el que se puede examinar un cuerpo con cortes en todos los niveles, del cual se pueden extraer los órganos.

En materia de inyecciones, extracción de sangre y estudio de alergias, la escuela cuenta con materiales de apoyo modernos. Próximamente se instalará un taller que reproducirá el ambiente de un Consultorio.

Las alumnas aprovechan el taller de computación con acceso a Internet y la biblioteca de Fontanar, que cuenta con una sección para enfermería.

En el primer semestre recién terminado se impartieron nueve asignaturas y todas participaron en una primer práctica en nivel básico.

PRINCIPALES PROYECTOS

La carrera ha contado con ayuda del extranjero. Recibió donaciones del ICU (Instituto per la Coperazione Universitaria) con sede en Roma y de una organización relacionada con el gobierno australiano.

Hoy la naciente carrera ya se enfrenta con nuevos desafíos. El más próximo es abrir una nueva sección con clases en las tardes, ya que actualmente sólo funciona en las mañanas. En un futuro cercano, ofrecerá especialización en distintas áreas y abrirá programas para personas que ya tienen práctica como auxiliares de enfermería.